Hola! Soy Jimena y siempre soñé vivir mi vida rodeada de muchos perritos. Bruno un labrador precioso que hacía parte de la familia, el perrito de mis tíos y a quien amé con todo mi corazón un día enfermó y decidió ir a jugar al arcoíris de los perritos. Su partida cambió mi vida. En ese momento decidí que quería dar todo por estos maravillosos seres de 4 patas.

Comencé a estudiar veterinaria y en primer semestre llegó Amka, una gotita de 20 días de nacida a quien iban a sacrificar por el simple hecho de haber nacido en la universidad y no tener donde tenerla. Al ver sus ojitos fue amor absoluto. Ella llegó a mi familia para cambiar nuestro mundo, nos enseñó el amor más puro, es tanto lo que sentíamos por ella que poco a poco la familia comenzó a crecer.

En el 2014 encontramos abandonado a un perro hermoso, negro azabache y de ojos encantadores color ámbar; le pusimos de nombre Fito. Él y Amka se quisieron instantáneamente, se convirtió en su primer hermano.

Años después, mi primita recogió a Mila quien había sido abandonada en una llanta y ¡oh sorpresa¡ un mes después nacieron 5 hermosos bebés quienes fueron dados en adopción. Sin embargo, uno de ellos fue maltratado y devuelto a nosotros. Así llegó Tache, el tercer hermano de Amka y Fito.

Pero nuestra familia no terminaría de crecer aquí. Mi pareja estaba construyendo su proyecto en la bella isla de San Andrés. Allí llegaron dos mini perritos hermanos de aproximadamente mes y medio. Uno se acercó con miedo y al recibir cariño y comida fue a llamar a su hermanito para presentarlo. Con gran timidez pasaron los días y finalmente se quedaron. Al regresar a Bogotá obviamente los trajimos con nosotros. Un perro es para toda la vida y jamás se abandona.

Así fue como nuestro núcleo familiar chiquito se hizo cada vez más grande, conformado Fito, Tache, Tillo, Chete y nosotros.

Amka nos dejó recientemente y con ella nos sentiremos agradecidos infinitamente por haber tenido la fortuna de tenerla en nuestras vidas. Nos dio 13 años de felicidad sin límites y nos motivó a tener la familia hermosa que somos hoy en día.

Al tiempo que iba creciendo nuestra familia perruna, mi familia y yo fuimos creando este mundo con todo el trabajo y la dedicación que esto conlleva. En un principio tuvimos una línea de ropa y accesorios para mascotas, participamos en todas las ferias que pudimos vendiendo nuestros productos. Convencidos de que eran los mejores para nuestros peludos, nuestro catálogo incluía chalecos, cinturones y hasta pinturas de mascotas que nosotros mismos hacíamos.

Luego empezamos a cuidar perritos, pues queríamos extender nuestro cariño y respeto por ellos cuidando a más peludos. Así que comenzamos alquilando el primer piso y el patio de la casa de un amigo de la familia. Este se convirtió en el lugar con la ubicación ideal para fundar la guardería “Amka home & bath”, en diciembre de 2016.

Poco a poco hemos ido creando un lugar mágico para perritos, nos hemos esforzado por construir una familia para ellos donde sean inmensamente felices. Construimos el sitio donde nosotros nos sentiríamos absolutamente tranquilos de dejarlos. Donde los aman, cuidan y respetan. En 2018 luego de mucho trabajo, la vida nos permitió tomar una casa más amplia para nosotros, donde pudimos construir espacios más especializados para cada una de las necesidades de los peludos.

Con mi familia somos felices en este mundo y hemos logrado desarrollar un concepto único en servicios para ellos. Además, con la partida de Amka estamos seguros de que el mejor homenaje para ella es continuar consintiendo a todos los peludos de esta linda familia que ella nos impulsó a crear y hacerla aún más grande y feliz.

UBICACIÓN:

Estamos cerca de Bulevar Niza

TELÉFONOS:

318-2708890 / 317-3003592

EMAIL:

amkaropayaccesorios@gmail.com

Cerrar menú
Abrir chat
Hola! ¿te podemos ayudar en algo?